El crecimiento del promedio de ancianos y la relación con la ropa

El crecimiento del promedio de ancianos y la relación con la ropa

El aumento de la esperanza de vida y, con ello, el envejecimiento de la población, hace que muchos de los parámetros con los que nos interrelacionamos se modifiquen. Se ve afectada la sociedad en general, la economía, por supuesto, los propios individuos y, este es el tema que nos ocupa hoy, incluso el crecimiento del promedio de ancianos y la relación con la ropa.

Por poner el ejemplo que más nos toca, tenemos una proyección demográfica que nos indica que, para el año 2052, en España habrá un 89% más de personas mayores de 64 años en relación a cuatro décadas atrás, en el año 2012.

El grupo de niños y jóvenes se conformará por dos millones de habitantes menos. El siguiente, que comprende a la población con edades entre los 15 y los 64 años, menguará en casi diez millones. La edad media pasará de los ya notables 41 años a los 50.

Sin lugar a dudas, esto hace que tengamos que usar términos como "economía geriátrica". Esta, por supuesto, tiene y tendrá grandes consecuencias en el mundo laboral y en la sociedad y en general.

El fenómeno, que ya es imparable, tiene unas consecuencias considerables, que se relacionan, sobre todo, con el gasto asistencial y sanitario. 

Por ejemplo, este último se triplica si tenemos en cuenta lo que cuesta atender a las personas de 70 años respecto a las de 45. 

Pero lo peor para las personas que recientemente se han incorporado al mercado laboral (o están en edad de hacerlo) es la previsión sobre las pensiones durante su jubilación. Y es que, en este momento, sólo el 50% de las personas en edad de trabajar lo hacen; en 40 años, es decir, cuando los millenials tengan que cobrar su pensión, por cada jubilado esperando su paga sólo habrá 1.1 personas en edad de trabajar, lo cual significa, obviamente, que sus cotizaciones no serán suficientes para hacer frente a ese gasto.

Ropa para ancianos

¿Cómo se relacionan la ropa y el crecimiento del promedio de ancianos?

Por supuesto, este cambio también nos afecta en el sector de la moda para personas mayores. Este envejecimiento apunta a ser toda una limitación que afectará a todo el negocio. En la actualidad, a mayor edad, menos consumo se da en moda. Además, la conformidad y los estilos más clásicos (que serán el grueso de la demanda) limitarán la innovación.

Por supuesto, estas ideas se extrapolan de la experiencia actual. Sin embargo, no debemos olvidar que esos ancianitos serán estos jóvenes consumistas, dinámicos, autónomos, sensibles a la moda (como ya lo son), que hacen uso de las TIC's y que tendrán más medios -y ganas- para seguir consumiendo, la sea en nuestro sector o en cualquier otro. Los cambios sociales son una realidad y trabajan de manera acelerada.

Por este motivo, está claro que los verdaderos profesionales del sector de la ropa para ancianos sabemos que sí se puede. Simplemente será necesario que nos adaptemos a las preferencias y necesidades del usuario. Esto significa que seguramente tengamos que hacer cambios en cuanto al tipo de tiendas, la movilidad en estas, la facilidad para las pruebas, la propia atención al cliente, etc.